“El blog del lujo”

Un blog de bolsamania.com


Publicidad
Curiosidades

Breve Historia Felipista de España II

Arbol-genealogico-Felipe V

Siguiendo la breve Historia Felipista de España II que reúno en honor a la Coronación del que será Felipe VI, me toca hablar de Felipe III, hijo de Felipe II y Ana de Austria. A este Rey le tocaría lidiar con la herencia territorial más extensa de todos los tiempos, pero también con un endeudamiento económico sin precedentes y revueltas internas de todo tipo. Su figura no tenía el caché del anterior emperador y padre, ni su presencia imponía la severidad y respeto de aquél, de hecho, si nos guiamos por el mote “El Piadoso”, con el que pasaría a la posteridad, nos dice bastante sobre su personalidad.

felipe iii de espana

Felipe III nació en Madrid en 1578 y falleció en la misma ciudad en 1621. Su esposa, Margarita de Austria-Estiria fallecería en 1611 a los 26 años por una complicación en su último parto. Resulta un poco chocante que a este rey se le considere inferior a sus predecesores Felipe II y Carlos I, cuando consiguió incorporar nuevos territorios a tan vasto imperio en el Norte de África, alcanzar un nivel de esplendor cultural impresionante, sobre todo en Italia y sin apenas conflictos bélicos, instaurando la Pax Hispánica.

margarita de austria

La política y administración general estaba dirigida por su valido el Duque de Lerma, cuyos episodios de enfrentamiento con la Reina consorte le valdrían numerosos sobresaltos, destituciones en el equipo de gobierno y hasta su destierro, aunque esto último sucediese ya fallecida la Reina. La gestión de este valido (figura creada por primera vez en la monarquía española), que actuaba “en nombre del Rey”, fue realmente muy positiva en líneas generales, pero el inmenso patrimonio que fueron atesorando tanto él como sus allegados, suscitaron envidias, sobre todo de la nobleza antigua española. De hecho, al final del reinado, sería sustituido por el duque de Uceda y el Gran inquisidor Aliaga, unos completos incompetentes a la hora de aplicar política y administración.

Diego_Velázquez_-_Philip_III

Felipe III era un gran amante del teatro, de la cultura en general y también de la caza. Durante su reinado se desarrollaría parte del “Siglo de Oro” español (publicación de El Quijote). Los hechos más relevantes bajo su mandato fueron la expulsión de los moriscos ejecutada en 1609 (muy positiva para España en ese momento dado, pero no para los reinos de Murcia y Valencia ni, claro está, para los mismos moriscos), cuestión que nos daría para escribir un libro y de los gruesos, pues esta actuación les vendría muy bien a las arcas del Estado, pues dos años antes estaba en bancarrota, con suspensión de pagos incluida, herencia endémica de los anteriores monarcas y sus guerras. Con Inglaterra se obtuvo una paz bastante favorable con Jacobo I hasta su muerte en 1625. Holanda obtuvo reconocimiento como “provincia libre” y se pactó una paz que duraría también hasta 1621, cuando ya en España se miraba con demasiado recelo sus continuas intromisiones en las Indias y sus alianzas con los ingleses. La victoria en la Batalla de la Montaña Blanca de 1620 contra los checos, mantenía la supremacía de los Tercios en Europa.

Felipe_III_a_caballo_de_Velázquez

En fin, sólo nos queda saber si este personaje de la realeza, de vivir el mismo tiempo de sus predecesores, pues falleció a los 42 años, hubiese conseguido una gloria similar o incluso superior. Resulta muy curiosa la similitud de la situación económica española de aquellos años: burbuja inmobiliaria muy bien organizada por el duque de Lerma, crisis, conatos independentistas (aunque no en las zonas de ahora pues no entraron ni vascos ni catalanes), multitud de denuncias contra los altos cargos públicos, corrupción, destituciones, etc. Curiosamente, “las soluciones”, a pesar de transcurrir 400 años también son similares. La opinión más aceptada para esta Pax Hispánica y que me parece lógica, es que su establecimiento no estaba motivada más que para rearmarse y continuar con el mantenimiento y expansión de un magnífico imperio.

Retrato_de_Felipe_IV_en_armadura,_by_Diego_Velázquez

Felipe IV nació en 1605 y reinó hasta su muerte en 1665. Hijo de Felipe III y María de Austria-Estiria, fue coronado en 1621. Se casaría dos veces, primero con Isabel de Borbón, fallecida en 1644 y posteriormente con Mariana de Austria. A la muerte del Rey se convertiría en Reina Regente hasta la mayoría de edad de su hijo Carlos II, varón que no se consiguió con el anterior matrimonio, pues sobrevivieron sólo las niñas. La muerte de esta Reina, 29 años menor que su marido, acaeció en 1696 en Madrid.

Isabel_de_Borbón,_by_Diego_Velázquez

Si en el anterior reinado de su padre la figura del valido salió bastante “rentable” en los asuntos de Estado, Felipe IV daría tamaña licencia esta vez al Conde-Duque de Olivares hasta 1643, en que decidió desterrarlo, culpándolo sobre todo de los problemas con la guerra contra Francia y las graves revueltas que tomaban carácter independentista en Cataluña, Aragón, Andalucía y Portugal. Desde esta fecha no delegaría las funciones de gobierno en nadie hasta 1659, curiosamente en la figura de Luis Méndez de Haro, sobrino del desterrado y que ostentaría el cargo de Primer Ministro.

los-reyes-mariana-y-felipe-iv

Decir que con este monarca comenzaría el verdadero declive del Imperio Español, sería quizás demasiado aventurado, pero, la verdad, parece como si todos los problemas le hubiesen saltado a la cara y de pronto. Si se analiza con calma, seguramente nadie habría resuelto las papeletas con tanta “mala suerte”, para muchos: simple desacierto. Prácticamente no existía dominio en Europa que no reclamase: en Italia (Nápoles y Sicilia), Cataluña no fue sometida hasta 1652 tras un largo asedio y por la fuerza, pues se sintieron arropados por los franceses. La Batalla de Rocroi en 1643 hizo mucho daño al orgullo, y sólo la victoria en la Batalla de Valenciennes, en 1656, volvería a nivelar algo la balanza. Pero por poco tiempo, pues la alianza anglo-francesa terminaría con La Paz de los Pirineos, un Tratado firmado en 1659 donde se concedieron territorios a Francia nunca más recuperados. El mismo año de su muerte, en la derrota de la Batalla de Villaviciosa, contra las tropas de Alfonso VI de Portugal, apagaba cualquier esperanza de unión entre los dos imperios peninsulares.

conde-duque de olivares

La economía española estaba muy quebrada. Se alteró varias veces la moneda (bien es cierto que era una práctica habitual de todos los monarcas), pero en momentos de escasez, como en Andalucía, resultaba un motivo justificado para revueltas. Los impuestos subieron hasta extremos angustiosos (chispa que desató las de Aragón), las levas continuas, los nobles y grandes fortunas que se negaban a contribuir en la nueva tasa de lujo creada, fue apareciendo en definitiva un clima de recesión que se expandió por toda Europa, clima que no palió ni siquiera los convoyes repletos de plata que llegaban de las Indias.

felipe iv rey espana

Otro aspecto que desencadenó las antipatías generales sobre la monarquía española (y quizás lo más importante de todo) sería “la moral”. Parece un recurso fácil decir “no me toques la moral”, pero por muy gracioso que resulte, es lo que ocurrió en verdad. Felipe IV en su afán por mantener un imperio duradero y uniforme, pretendió imponer las costumbres castellanas a todo su ámbito de influencia. Ejecutó a Rodrigo Calderón, uno de los cerebros financieros y corruptos comprobados, autor del escándalo inmobiliario y financiero perpetrado por el duque de Lerma y compañía, siendo valido de su padre. También embargó los bienes de este “desgraciado” valido. Decretó la creación de un inventario de la fortuna de los altos cargos públicos y de importancia para controlarlos. Prohibió la emigración, incentivando la familia numerosa y la inmigración (en Valencia y Murcia la expulsión de los moriscos resultó desastrosa en todos los sentidos), encomendó a los jesuitas la creación de numerosos centros de enseñanza, como el Colegio Real de Madrid en 1629, prohibición de la prostitución en todos los territorios sin excepción, etc. ¿Curiosas resoluciones, verdad? ¿Os suena de algo aunque hayan transcurrido casi 400 años? Ni qué decir de que la mayoría de imposiciones no llegaron a buen término, quizás la moda en el vestir si, pues Europa imitó la moda castellana y sus “trajes regionales” tienen sus fundamentos en la Península Ibérica, de ahí el llamativo “parecido” de los vestidos femeninos “de gala” rusos con los holandeses, franceses y españoles, según se dice en los estudios modernos sobre el folklore en nuestro continente. ¿Felipe IV rey bueno o malo? Los ojos que mejor lo han retratado han sido sin duda los de Velázquez, pues son capaces de mostrar lo que los libros no pueden. Nadie como él para retratar a la más poderosa dinastía que reinaba sobre la Tierra por aquél entonces.

[gallery ids=”5500,5501,5502,5503,5504,5505″]

 

Toni Ferrando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

video