“El blog del lujo”

Un blog de bolsamania.com

Curiosidades

Descubre el método japonés de las 5S (II)

Como nos parece tan interesante y práctico que no queríamos dejarnos nada en el tintero, hemos dividido el artículo en dos partes, esta es la continuación del publicado ayer.

Seiso: Limpieza.


Estamos acostumbrados a derivar las labores de limpieza a terceras personas. En el caso de los entornos laborales, hay que tener en cuenta que estas personas suelen estar menos cualificadas. Por lo tanto, es importante asumir que la limpieza de nuestro material de trabajo debe ser una más de nuestras responsabilidades laborales.

En los entornos industriales, esta limpieza se refiere también a las labores de mantenimiento de nuestras herramientas o maquinaria, cuyo uso repercute en nuestro trabajo y seguridad. En los entornos en los que se trabaja con sustancias contaminantes es fundamental, ya que ayuda a distinguir las causas de la contaminación y a prevenir riesgos laborales, mejorando la seguridad.


En general, es más que una cuestión de simple estética o higiene. Seiso se refiere a aceptar el mantenimiento en buenas condiciones de nuestro material y entorno de trabajo, como una de nuestras actividades diarias rutinarias habituales.

Seiketsu: Estandarización.


Seiketsu está para mantener las tres primeras una vez que ya las hemos logrado. Si ya hemos conseguido implementarlas, ahora se trata de no volver atrás. Para eso hay que crear una serie de procesos que preserven los logros. Puede ser el establecimiento de unas normas laborales, de unos procesos que se enseñen en los cursos de formación de la empresa o de cualquier otro sistema que indique a los trabajadores cómo tienen que proceder en su espacio de trabajo.


No llega solo con establecer el estándar de comportamiento, también hay que verificar que realmente se cumpla con algún sistema de control que garantice su cumplimiento.

Shitsuke: Disciplina.


Ya hemos establecido el mejor sistema para organizar nuestro entorno laboral, tenemos todo nuestro material de trabajo ordenado y clasificado. Hemos enseñado a nuestros trabajadores cómo deben proceder en su espacio de trabajo y cuidar de su material. Hemos establecido unas normas para que quede constancia de la importancia de mantenerlo así. Sólo nos falta una cosa, conseguir que estas pautas de trabajo sean un hábito para todos.


Eso únicamente se puede conseguir en un entorno laboral que implique un respeto a las normas de trabajo establecidas y en el que, de alguna forma, se premien las buenas prácticas laborales o se sancionen las malas. De esta forma, se puede conseguir que las prácticas positivas se conviertan en hábitos de trabajo positivos tanto para los trabajadores como para la empresa.


Conclusión: mejorar un entorno laboral mediante una buena organización es fácil y aporta múltiples beneficios a todos los que lo comparten, tanto a los trabajadores como a las empresas. Con unos pocos cambios se puede crear un ambiente de trabajo más positivo y que, a la vez, resulte más productivo y eficiente. Y, aunque parezca mentira, todos los cambios empiezan por ordenar una mesa de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *