“El blog del lujo”

Un blog de bolsamania.com


Coleccionismo

La mítica colección Oyster de Rolex

Rolex-mas-caro-historia1

Los relojes más valorados del mundo no son precisamente los más enjoyados ni los de mecanismo más sofisticado. Sin contar los fabricados exclusivamente, los hechos por encargo, que pueden superar la decena de millones de dólares, encontramos en la mítica colección Oyster de Rolex los más caros del mundo, siendo una pieza de finales de los años 40, el reloj más caro del mundo, alcanzando en una reciente subasta de Christie´s los 1,2 millones de dólares. Se trata del cronógrafo antimagnético Rolex 4113, fabricados 12 de una serie limitada y regalados a pilotos británicos de la época. Sólo quedan 8 unidades conocidas.

oyster_primer reloj hermetico 1926

La historia del modelo Oyster está muy unida al éxito de la marca. Sería un Oyster el primer reloj hermético (sumergible) de la historia. Se diseñó en 1926 y, no conformes con el certificado de “comprobación”, decidieron acompañar a la nadadora Mercedes Gleitze en su travesía por el Canal de la Mancha en 1927. Tras 10 horas agotadoras, el Rolex seguía funcionando con total normalidad.

first_submariner_1953

En 1931 Rolex inventó el reloj automático, con el entonces novedoso sistema de rotor perpetuo, base para el desarrollo de todos los relojes automáticos fabricados hasta la actualidad. La gesta del Canal de la Mancha sería sólo el comienzo para la marca, cuya pretensión era la de acompañar e incluso patrocinar los logros de la humanidad, tanto de velocidad en tierra, mar y aire, como de los pilotos en sus máquinas, teniendo un preciso instrumento de medición como es el Rolex. Qué mejor campo de pruebas que el deporte en general. Sir Malcolm Campbell batió el record de velocidad hasta 9 veces, al volante de su Bluebird en 1935 (485 km/h), y nunca se desprendía de su querido Oyster.

first_daydate_1956

En 1945 Oyster incluiría por primera vez la ventanilla para la fecha. Desde entonces será este Datejust un reloj que marcaría las diferencias en cuanto a elegancia y distinción con respecto al resto de marcas. En la década siguiente surgirían las versiones femeninas, con unos diseños de gran belleza. Pero la marca siguió acompañando a los deportistas en sus cada vez gestas más reconocidas. La expedición de Hillary estaba equipada con varios Oyster Perpetual en la primera ascensión con éxito al Everest de 1953. Ese mismo año se lanzaría el Submariner, único en el mundo que garantizaba la resistencia hasta los 100 m de profundidad.

first_milgauss_1956

En 1955 Rolex daba a conocer su GMT Master, diseñado para leer en distintos husos horarios, convirtiéndose en la marca oficial de muchas aerolíneas. El bisel de dos tonos era su característica más importante, muy útil para diferenciar las horas diurnas de las nocturnas. Un año más tarde aparecería el Day-Date, un reloj de lujo, fabricado en oro de 18 quilates o platino, capaz de mostrar, por primera vez y en la misma esfera, dos ventanillas con el día de la semana y la fecha del mes. Ese mismo año Rolex formaría equipo para participar en proyectos conjuntos en instalaciones del CERN. En este lugar comprobaría la resistencia magnética de su Oyster Perpetual Milgauss, capaz de resistir campos magnéticos de hasta 1000 gauss.

lady_datejust_1957

En 1960 Rolex intentaría lo “más difícil todavía”, que era probar la resistencia de su Oyster Submarine a profundidades extremas. Ese año el batiscafo Trieste se sumergiría en la Fosa de las Marianas. En 1963 aparecería el Comex, convirtiéndose en el instrumento más importante para los submarinistas a grandes profundidades. En 1967 se lanzaría el Sea-Dweller, capaz de resistir la presión hasta los 610 m de profundidad, cuya caja estaba equipada con una válvula de escape de helio para que en la descompresión, al liberarse dicho gas, no se dañara el reloj.

first_cosmograph_daytona_1963

Siguiendo la estela de los deportistas, Rolex lanzaría el Explorer II en 1971, con una aguja que se hace visible en las condiciones más extremas. Estaba especialmente diseñado para la alta montaña, los polos o la exploración bajo tierra. Para 1978 Rolex ya tenía un reloj capaz de resistir los 1220 m de profundidad con su Sea-Dweller 4000. Para terminar dejo como referencia el año 1985, año en que la marca realiza sus cajas con acero 904L, el acero más resistente y usado en la industria aeroespacial. Pionera en todo lo que emprende, la Rolex ha conseguido que todas sus piezas se conviertan en objetos de colección, así que no es de extrañar que en cada subasta importante realizada en el mundo protagonicen las pujas más elevadas.

[gallery ids=”4044,4045,4046,4047,4048″]

Fotografías extraídas de www.rolex.com

Toni Ferrando.

2 Respuestas a La mítica colección Oyster de Rolex

  1. jose Garcia dijo:

    Hola que tal
    me parece terrible que un buen trabajo de investigación se venga la suelo con una errata,continua y resaltada.
    Los relojes son Oyster NO Olyster.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

video