“El blog del lujo”

Un blog de bolsamania.com


Publicidad
Curiosidades

Zolgensma se convierte en el medicamento más caro del mundo

Hace tan solo unas semanas que la Agencia del Medicamento de Estados Unidos (FDA) daba luz verde a la comercialización del medicamento más caro que se ha conocido hasta la fecha, Zolgensma. Su valor, nada menos que 2,1 millones de dólares (1,87 millones de euros).

Resulta cuando menos inquietante descubrir estas cifras en productos que se han creado específicamente con el fin de preservar la salud de las personas. En una era en la que lujos y extravagancias marcan la tendencia entre la clase más acomodada, descubrir el precio de un artículo que para muchas personas supone literalmente salvar la vida, es cuando menos grosero. Si además sus potenciales consumidores son niños, pues ya apaga y vámonos. Pero esto es lo que hay.

El medicamento que se cotiza casi a precio de “antimateria” ha sido desarrollado por la empresa suiza Novartis y se trata de una terapia genética que ha sido especialmente diseñada para tratar la atrofia muscular espinal (AME) en niños menores de dos años.

El AME es una enfermedad neuromuscular genética rara que presenta un elevado índice de mortalidad infantil. Actuando de forma degenerativa, lo que hace es atacar las neuronas motoras de la médula espinal, evitando que las señales lleguen correctamente a los músculos, lo que afecta drásticamente a la fuerza muscular del enfermo llegando a provocar atrofia. En los casos más severos la esperanza de vida para el paciente es de tan solo dos años.

Según los registros, en 2016 esta enfermedad afectaba en España a mas de 1.500 familias. En los Estados Unidos, país que ha aprobado el medicamento, hasta 400 bebés cada año sufren de AME, lo que viene a ser uno de cada 11.000 niños que nacen.

Ahora el Zolgensma aparece diseñado para llevar a cabo el tratamiento en niños menores de dos años. Tal y como señala el consejero delegado de Novartis, Vasant Narasimhan, “se trata de un avance histórico en el tratamiento del AME y una terapia genética única y nuestro objetivo es garantizar un amplio acceso de los pacientes a esta medicina”.

Y es que desde la farmacéutica suiza recalcan que están trabajando para lograr que las aseguradoras estadounidenses tengan opciones de afrontar el altísimo precio del tratamiento. De este modo barajan algunas fórmulas como la de fraccionar el pago en cinco años con cuotas de unos 425.000 dólares anuales. Paralelamente podrían aplicar descuentos a las aseguradoras que lo apliquen con una rápida cobertura, así como el reembolso correspondiente para aquellos pacientes en los que el tratamiento no surja efecto.

Desde Novartis también se han ofrecido unas cifras en lo referente a la rentabilidad que pueda ofrecer Zolgensma. Según la farmacéutica, sus datos indican que el tratamiento podría ser rentable a partir de un precio de entre cuatro y cinco millones de dólares, aunque un estudio llevado a cabo el pasado abril por el instituto independiente ICER colocaba estas cifras entre los 1,5 y los cinco millones de dólares.

Por su parte Novartis quiso hacer hincapié en que, a pesar de su alto precio, este viene a ser aún la mitad de lo que cuesta un tratamiento crónico a lo largo de 10 años, ya que este alcanza un costo alrededor de los 4,1 millones de dólares.

Primer medicamento que supera el millón

Desde luego Zolgensma ha establecido un récord como el de convertirse en el primer tratamiento que supera la barrera del millón de dólares y con su salida al mercado comenzará a competir con el Spinraza de la farmacéutica Biogen, que fue diseñado para combatir la misma enfermedad en adultos y niños y que ya se comercializa desde hace dos años. En su caso el precio viene siendo de 750.000 dólares el primer año y de 375.000 los años sucesivos.

Sea como fuere y tras el anuncio de autorización de Zolgensma, la farmacéutica Novartis se anotaba en esa misma jornada una subida del 3,65% en la bolsa, algo que repercutía directamente en su competidor Biogen que en ese mismo momento cedía 1,1%.

En cualquier caso, pese a las grandes cantidades invertidas en investigación y que dan lugar a los posteriores precios, mucho nos tememos que con ese coste van a ser numerosos los pacientes que no puedan acceder al milagroso tratamiento, que según sus creadores ya muestra unos resultados muy positivos con tan solo aplicar la primera dosis.

Como siempre, a partir de aquí ya entran en conflicto los objetivos morales frente a los económicos. Ya todos sabemos un poco cuales son los que habitualmente se imponen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

video