“El blog del lujo”

Un blog de bolsamania.com


Publicidad
Arquitectura y Diseño

Ha llegado la hora de disfrutar de la piscina

Parece que este año el verano vendrá calentito y ya todo apunta a que puede hacerlo prematuramente. Con sus lógicas variaciones, las temperaturas primaverales cotizan al alza en toda Europa y ya va siendo hora de desempolvar los trajes de baño para zambullirse a la piscina.

Al hilo de esto, las piscinas municipales al aire libre van ultimando todos los detalles para abrir sus puertas al público, tal y como sucede en Madrid, que una vez más y como viene siendo tradición, ya tiene todo listo para comenzar la temporada 2019 que comienza este miércoles 15 de mayo coincidiendo con la festividad de San Isidro. Con el sol que nos acompaña en estos días y teniendo en cuenta que en su primera jornada la entrada es gratuita, habrá que madrugar para pillar sitio.

Las piscinas más increíbles del mundo

Y mientras nos frotamos las manos con la llegada de este típico indicio veraniego, vamos a ponernos los dientes largos soñando con algunas de las piscinas más lujosas que nos podemos encontrar en nuestros viajes. Ya sabemos que si no tiene piscina no es lujo.

Marina Bay Sands en Singapur

En la terraza del piso 57 de este espectacular hotel de Singapur se encuentra la piscina elevada más larga del planeta, con 150 metros de longitud. Aparece ubicada a 200 metros del suelo sobre la famosa plataforma Sands skypark con su peculiar forma de barco. Las paredes de cristal que la rodean proporcionan una visión de la ciudad de 360º y le dan un aspecto realmente imponente. La parte negativa es que no tienes acceso a la piscina si no eres huésped del hotel.

Grace Santorini en Grecia

Más que la grandeza de la piscina, merece aparecer en esta lista por el espectacular paraje en el que se ubica. La posibilidad de cenar en la terraza del hotel y meterse en la piscina para presenciar una puesta de sol con esas increíbles vistas al Mediterráneo y a la Caldera Volcánica la convierten en un lugar idílico.

Ubud Hanging Gardens en Bali

El hotel los Jardines Colgantes de Ubud cuenta con hasta 38 piscinas sobre de uno de los parajes naturales más salvajes de Bali. En medio de esta hermosa selva tropical se levantan en niveles sus piscinas en perfecta armonía con el relajante paisaje que aparece ante ellas. Un lujo irrepetible el poder disfrutar de las vistas a sus exóticos bosques y templos.

Al Qasr Pool en Emiratos Árabes Unidos

La piscina del lujoso hotel Al Qasr se podría definir más como un parque acuático que como tal. Se trata de un conjunto único de canales artificiales rodeado de palmeras y plantas exóticas, además de todo tipo de áreas recreativas. Ocupa todo el territorio del hotel e incluso se puede navegar en barquitos. Una iluminación artística es la absoluta protagonista en toda la piscina al caer la noche.

Hacienda Na Xamena en Sant Miquel, Ibiza

No siempre hay que desplazarse tan lejos para disfrutar de los encantos de una piscina única. El hotel Hacienda Na Xamena en la isla de Ibiza es un buen ejemplo de ello. Su piscina en tres niveles adornados con rocas que simulan arrecifes, se alza frente a la costa mediterránea con una preciosa vista al mar y a las colinas circundantes. Un verdadero paraíso para relajarse con el sonido del mar.

Seagaia Ocean Dome en Miyazaki, Japón

Y un caso especial es el de esta espectacular piscina ya desaparecida, pero que merece la pena mencionar aquí. Con unas dimensiones de 300 metros de largo por 100 de ancho, aparece en el Récord Guinness como la piscina cubierta más grande del mundo y la más cara por los 2.000 millones de dólares que se pagó en 1993 por su construcción. Se podía definir como una playa artificial que además albergaba un volcán de pega que entraba en erupción cada 60 minutos. Con una capacidad de baño para 10.000 personas, contaba con un sistema que reproducía olas de hasta 2,5 metros de altura que incluso permitían la práctica del surf. Poseía un enorme techo retráctil con la posibilidad de abrir o cerrar la cubierta de la piscina en función de las condiciones climáticas, manteniendo todo el año una temperatura de unos 30 grados centígrados fuera del agua. En el plano negativo, el coste de la entrada que rondaba los 50 euros y que no fue suficiente para amortizar las deudas que la llevaron a su cierre y demolición hace un año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

video