“El blog del lujo”

Un blog de bolsamania.com

Interiorismo

Terrazas chill out


Si tienes una terraza, no pierdas la oportunidad de convertirla en un santuario para tu relajación y bienestar, convirtiéndola en una terraza Chill Out. Es un estilo que lleva siendo tendencia desde la década de los 70, aunque ha ido incorporando tendencias y convirtiéndose en algo cada vez más versátil y adaptable, siempre que tengas en cuenta unas sencillas claves a la hora de organizar la distribución y escoger la decoración.


La decoración Chill Out evoca la espiritualidad, incita a la relajación y ayuda a desconectar del estrés del día a día. Aunque es perfectamente válida para interiores, es en los exteriores donde realmente destaca con todo su potencial. Por eso, si tienes una terraza, no importa el tamaño, tienes un espacio que puede pasar de ser eso, un espacio, a ser un lugar en el que descansar cuerpo y mente. Una terraza Chill Out debe ser un espacio para nuestros cinco sentidos, por eso debe cuidarse desde los materiales textiles que resulten agradables al tacto, hasta una iluminación que relaje la vista. Podemos recurrir a la aromaterapia, la música, frutas o hierbas aromáticas para estimular el resto de nuestros sentidos.


Lo mejor del estilo Chill Out es que no hay reglas, lo que pretende es crear una sensación. Es más un concepto que un conjunto de reglas estilísticas y nos brinda libertad para introducir cualquier elemento que nos haga sentir mejor, por eso es también un estilo muy personal. En la decoración Chill Out tienen cabida muchas tendencias: influencias de la India y de lo oriental; los toques exóticos con detalles tribales, presencia bohemia o hippy y hasta el minimalismo más ascético. Cualquier cosa es válida siempre que cree sensación de calma, ayude a la relajación y desprenda un cierto aire de pureza.


Estas son algunas claves para crear una terraza de inspiración Chill Out.

Colores

Si queremos un espacio relajante debemos de huir de cualquier elemento que pueda resultar “chillón”. Eso no quiere decir que el color no tenga cabida en un espacio Chill Out, sí lo tiene, pero es preferible que esté presente en elementos decorativos y textiles y que el tono general del espacio sea cálido y neutro.


Hay una amplia gama de tonos crudos, neutros y naturales para escoger una combinación agradable y acorde a nuestra personalidad. La base debe ser clara. No tiene por qué ser blanco puro, pero no debe asustarte crear un espacio totalmente níveo. El blanco simboliza la pureza y nunca va a estar de más en un espacio Chill Out.


Escogeremos un tono destacado para combinar. El azul es ideal para crear espacios de inspiración mediterránea, luminosos y con toques exóticos inspirados en Túnez y Marruecos. Puedes incluir textiles con colores vivos y texturas, alfombras, muchos cojines, espejos, barritas de incienso e incluso crear un espacio cubierto por una jaima o una pérgola. Dos detalles significativos pueden ser una mesa de té marroquí y una iluminación con los característicos faroles árabes, con cristales de colores y espejos.


Los tonos tostados que evocan los tonos de la madera son perfectos para componer espacios Chill Out con inspiración en la naturaleza, con toques que nos recuerden los grandes bosques y montañas. Puedes recurrir a suelos de tarima, mobiliario de madera, velas aromáticas y hasta poner un jacuzzi en tu terraza.

Mobiliario

Una terraza Chill Out no debe estar abarrotada de muebles, solo los necesarios y de tamaño acorde a nuestro espacio. Debe parecer despejado y limpio, por lo que no conviene abarrotarlo. Escoge muebles de líneas puras, sencillos y que sean muy cómodos.


Es imprescindible un elemento que invite al descanso. Puede ser un sofá, incluso una cama; un futón o un tatami de inspiración oriental o una hamaca; lo importante es que sea extremadamente cómodo y de líneas claras.


Necesitarás una superficie. Es mejor una única mesa amplia que varias superficies de distintos tamaños, formas y materiales. Las mesas de madera de estilo rústico encajan muy bien en el estilo Chill Out ; mesas con formas o materiales como latón y metacrilato no encajan para nada. Cuanto más naturales sean los materiales y más sencillas las líneas mejor.

Los detalles

Una terraza Chill Out jamás debe resultar recargada, por eso, cada detalle de la decoración adquiere una especial importancia. No se trata solo de poner pocos o muchos elementos decorativos, sino de escoger los que estén en sintonía con nuestro espacio.


Si quieres darle un aspecto de jardín, es mejor que te inspires en un jardín japonés que en una selva tropical. Sigue la máxima de menos es más. Pocas plantas, pero colocadas de forma que creen un entorno propio. Usa piedras, esterillas o baldosas de madera. Puedes añadir algún elemento de agua, como una pequeña fuente.


Iluminación Chill Out

Una terraza Chill Out es un espacio para disfrutar tanto de día como de noche, por eso, la iluminación es una parte esencial de nuestra decoración.

Escoge una iluminación tenue, que se consigue repartiendo varios puntos de luz indirecta. Mejor luz cálida que luz fría y puedes usar desde sencillo farolillos de papel de arroz hasta lámparas de diseño, lo que prefieras, siempre que resulte relajante, incluso un tanto teatral. Acompáñala con velas, cuantas más mejor y si además son aromáticas, el resultado será perfecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *