“El blog del lujo”

Un blog de bolsamania.com


Publicidad
Curiosidades

Mink la impresora 3D que revoluciona la cosmética

mink03

TechCrunch Disrupt es uno de los eventos más importantes del mundo en lo relativo a tecnología futurista, se celebra cada año en Nueva York en el mes de mayo y de cada una de sus ediciones ha salido algún invento que de alguna forma contribuye de forma importante en el avance tecnológico y en el progreso de nuestra sociedad. Pues bien, en la edición 2014 de TechCrunch, una chica ha provocado aplausos y ampollas con un invento que está desestabilizando el mundo de la cosmética en menos de un par de meses desde su presentación.

La protagonista es Grace Choi, una chica de 30 años, licenciada en la Escuela de Negocios de Harvard que ha desarrollado un prototipo de impresora 3d de uso personal que permite producir cosméticos en nuestra propia casa escogiendo la tonalidad exacta del color que queramos. Esta impresora 3d se llama Mink y tiene a las grandes marcas temblando, porque podría copar un mercado amplísimo, aunque en principio va a estar dirigida al público más joven (entre 13 y 11 años) que aún no tiene claros sus hábitos de compra y porque para que cualquier revolución tecnológica triunfe, no tiene más remedio que pasar por los jóvenes.

The-Mink-Makeup-Printer

Imaginad por un momento lo que podría suponer que cada una en nuestro hogar, en sólo un par de minutos pudiéramos crear toda una gama de sombras de ojos, lápices, barras de labios, coloretes, etc… de cualquier tonalidad, coordinándolas entre si para que combinen con una prenda que acabamos de comprar, por ejemplo, en lugar de tener que comprar tono por tono como hacemos ahora. Es más, imaginad que las mujeres nos libráramos de la cierta esclavitud que imponen las modas cada temporada, pudiendo crear nosotras mismas nuestros maquillajes afines a nuestra personalidad y no a una tendencia… No es de extrañar que las marcas de cosméticos estén temblando, porque Mink está muy cerca de comercializarse, con un precio de venta al público que además resulta muy asequible -entre doscientos y trescientos dólares, menos que muchos teléfonos móviles- y nada aparatosa – más manejable que muchas impresoras domésticas.

Lo que me tiene alucinada no es sólo el invento, si no la propia Grace Choi, una chica que tiene ideas de negocio propias, interesantísimas y revolucionarias, tanto en cuanto a la producción como a la comercialización de Mink y que está luchando para desarrollar el producto en solitario, consiguiendo poco a poco la financiación y estudiando modelos de colaboración que le permitan mantener su independencia y que no coarten la expansión de Mink. Grace Choi ya ha tenido ofertas de varias empresas cosméticas importantes y las ha rechazado –en pro de que su invento no sea enterrado en el olvido- y contraofertado con posibles colaboraciones en cuanto a los materiales utilizados por Mink para la fabricación de los productos de maquillaje.

mink 02

Como ella misma dice, ha crecido en Brooklin, hija de emigrantes coreanos y está familiarizada con el trabajo duro; Grace Choi se considera “hardcore” en cuanto a su planteamiento de negocio y de momento, ella sola está poniendo en jaque a una industria valorada en 55 billones de dólares en la que, cada temporada, empresas como LÓreal, Margaret Astor, Estee Lauder, Max Factor, Maybelline, etc… definen los colores que se van a llevar y, por lo tanto, que se van a fabricar, sin tener para nada en cuenta los gustos y preferencias individuales y sin que nadie los cuestione.

mink 01

Mink nace, por lo tanto como algo divertido, novedoso, que además es tecnología punta y que además es útil y asequible. De momento ya está siendo todo un bombazo desde su presentación y Grace Choi, auque admite que o está interesada a ninguna negociación sobre la adquisición de Mink, si está abierta a muchas posibles formas de asociación y colaboración, tanto para la fabricación standard de Mink, para su comercialización y para la fabricación de los productos base de los cosméticos.

En principio se espera que se pueda comercializar a partir del próximo verano, por lo que tendremos que esperara aún un poco para ver como se desarrolla y crece Mink, la primera impresora cosmética doméstica.

Marga G.-Ocaña

[gallery ids=”5808,5807,5806″]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

video