“El blog del lujo”

Un blog de bolsamania.com


Publicidad
Gourmet

La mejor canela del mundo

canela

La mejor canela del mundo proviene de La india, donde crece y se cultiva desde hace milenios. En Sri Lanka (antes conocida como Ceilán), una isla situada al sur de este inmenso país, se encuentran los mayores cultivos dedicados a la canela y ya en la ancestral Ruta de la Seda, se distribuía esta aromática especia para que llegase a los mercados de Oriente y Occidente de forma regular, pues era y sigue siendo muy apreciada en todo el mundo. El árbol de la canela puede llegar a medir los 15 metros de altura y el producto resultante llega al consumidor en polvo, en las típicas tiras en forma de “canutillos”, que son fragmentos de la corteza rascados (mal llamados “en rama”) o en rama, menos habitual por su mayor abultamiento para el transporte y porque se debe conocer el tratamiento para extraer su valioso contenido aromático.

arbol canela

De toda el área contenida en el sur del Subcontinente Indio y de la isla de Sri Lanka, existe una zona concreta donde la canela adquiere una potencia y calidad excepcional. Precisamente se tiene casi la seguridad de que los primeros árboles proceden de allí y luego se extendieron a las demás zonas. Se trata de la región que rodea Kandy, una ciudad de unos 129.000 habitantes declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en el año 1988, como Bien Cultural y Bien Natural. Kandy está considerada como el corazón del budismo y sólo por su belleza paisajística bien vale la pena un viaje para conocerla.

especias kandy

Durante muchos siglos los únicos que conocían el emplazamiento original de la canela fueron los navegantes árabes. En Occidente debían esperar la llegada de los comerciantes para conseguirla y este monopolio suponía unos beneficios muy suculentos, de modo que los árabes mantuvieron en secreto todo lo relacionado con su emplazamiento: las rutas marítimas y terrestres. En el siglo XIII, gracias a los viajes de Marco Polo, la Ruta de la Seda se hizo más “asequible”, pero la canela era más bien rara incluso en el sur de La India. Debieron esperar hasta la llegada de los navegantes portugueses, cuando en el siglo XVI localizaron al fin el origen de esta mítica especia. A partir de esta fecha, la canela se convierte en un condimento más habitual en las mesas de Occidente, pero también Kandy, y por extensión el Estado de Sri Lanka,  centraría la atención de todos los países interesados en su monopolio.

celebracion kandy

Desde el siglo XVI hasta el XX (1948) han colonizado Sri Lanka portugueses, españoles, holandeses y británicos, con las sucesivas guerras que entre ellos se disputaban. Los productos agrícolas té, café, caucho y coco, junto a la canela, iría trasformando la isla en grandiosas explotaciones dirigidas a la exportación. Rememorando las ilustraciones e Asterix, pregunto: ¿colonizaron toda la isla? No, pues Kandy nunca fue sometida por ninguno de los pueblos colonizadores, ni siquiera el inmenso Imperio Británico lo consiguió, teniendo que pactar y sellar un tratado de “comercio” con el Reino de Kandy.

Kandy_Botanical_Garden,_Sri_Lanka

En Kandy se guarda un diente de Buda. Esta reliquia ha mantenido a su pueblo “inmune” a cualquier influencia externa. Su cultura se mantiene casi sin evolucionar desde hace siglos y las demás culturas budistas ven en ella el reflejo de su pasado. En los primeros años de lucha contra los portugueses, éstos intentaron robar la reliquia, y lo consiguieron, pero se llevaron una copia. A pesar de la matanza, el espíritu quedó intacto y la unión de su pueblo más fuerte que nunca. Todos los años en su Perahera se celebran estos hechos en un espectáculo impresionante, con enormes elefantes iluminados y la gente agolpada en su totalidad por las calles de la ciudad.

kandy-buda

Las condiciones de la tierra en Kandy: no muy fangosa, arenosa, con precipitaciones abundantes pero de buen drenaje, una altura de 0 a 600 msnm, son exactamente las indicadas para cultivar el mejor árbol de la canela del mundo. Su cultivo intensivo ofrece plantas de menor altura, casi arbustos, para su rápido aprovechamiento. Además de como especia en numerosos platos, se usa para repostería, como infusión, elaboración de licores, perfumería, etc. Sus beneficios medicinales son también numerosos ya desde la Antigüedad: como relajante, sedante para abrasiones bucales, retrasos en la menstruación,  contra la diabetes y la hipercolesterolemia, junto a zumos naturales e infusiones, ayuda a frenar los resfriados, gripe y bronquitis, como tónico estomacal. Con su dulce y astringente aroma y tanta propiedad beneficiosa, no es de extrañar que su comercio fuese tan interesante en todas las épocas.

[gallery ids=”9365,9366,9367,9368,9369,9370,9371,9372,9374,9375,9376,9377,9378,9379,9380″]

Toni Ferrando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

video