“El blog del lujo”

Un blog de bolsamania.com


Publicidad
Curiosidades

Armillion, ¿un brazalete de lujo o un dispositivo de pago?

El lujo no está reñido con la tecnología y este brazalete Armillion es la mejor prueba de ello. Un auténtico símbolo de exclusividad con el que se puede afrontar cualquier pago que en un principio no supere las 200.000 libras esterlinas, sin necesidad de echar mano a la billetera.

Bajo el auspicio de Mastercard esta elegante pulsera permite realizar pagos con tan solo un toque de muñeca acompañado de un código pin y otros cifrados de seguridad. Un modo de que los clientes con un importante poder adquisitivo puedan disfrutar de ese estilo de vida elegante que muestran con sus relojes y joyas, pero combinado con el uso de las últimas tecnologías.

Para que esto se pueda llevar a cabo, un completo equipo de ingenieros, diseñadores y joyeros se ha puesto manos a la obra con este proyecto de la marca de lujo con sede en Ginebra. El objetivo, ser capaces de producir un brazalete con un diseño impecable y que al mismo tiempo cuente con la tecnología más vanguardista en cuanto a servicios financieros y a la seguridad en los accesos.

Y es que el brazalete Armillion tiene ante todo dos objetivos principales como son los de realizar pagos sin contacto y accesos sin necesidad de llave. En palabras de Carlos Z. Belsué, CMO de Armillion, “nuestro equipo ha querido abrazar otra manera de usar las tecnologías modernas que van más allá de los relojes inteligentes, para los usuarios que disfrutan de un estilo de vida activo y atesoran exclusivos materiales y gemas”.

La pulsera utiliza una tecnología completamente segura que llega de parte de las compañías líderes en el mundo en lo que a métodos de pago se refiere, que permite un cargo de manera instantánea en su cuenta bancaria. Para ello basta con acercar la muñeca al lector de tarjetas y confirmar la transacción con el código PIN establecido previamente. Un detalle que lo diferencia sustancialmente de las tarjetas de crédito es que, a diferencia de estas, el brazalete no presenta ningún número de identificación impreso, lo que añade aún más dificultades a un posible fraude por el procedimiento de la suplantación de identidad.

Al margen del aspecto financiero, los brazaletes Armillion tienen otra interesante función. En colaboración con las principales empresas de seguridad global, presenta una tecnología de ingeniería que le proporciona un servicio de acceso totalmente seguro a su vivienda, su trabajo o cualquier otro lugar que haya sido previamente elegido, sin necesidad de utilizar llaves. Lo mismo sucede si desea vincularlo con otro tipo de servicios como su coche, yate, etcétera. Se puede conseguir el cifrado de hasta 128 cerraduras por pulsera. Para cualquiera de los casos, estos productos ofrecen la posibilidad de combinarse en un sistema de distintos niveles mediante un PIN o unas lecturas biométricas que contribuyan a mejorar la seguridad.

Y esto no termina aquí, actualmente sus creadores siguen trabajando con sus socios para incluir todos los servicios al alcance de esta tecnología. Tanto es así que en poco tiempo su usuario podrá utilizar el brazalete en cualquier hotel de la cadena Four Season. En el momento de hacer el registro, la aplicación Armillion programará una frecuencia con la que después podrá desbloquear la cerradura que da acceso a su habitación.

Una elegante joya

Pese a no tener la repercusión del brazalete que porta la reina Leticia, esta pulsera Armillion no solo actúa como un eficiente dispositivo de seguridad y financiero, sino que se presenta como un exclusivo complemento de lujo en la muñeca del usuario. En general se trata de un elegante kit realizado en cerámica que va revestido en carbono del tipo diamante, que le protege de los posibles arañazos del uso diario. Además, aparece con un distinguido acabado en oro amarillo o rosa e incluye toda la tecnología de un auténtico reloj suizo de alta gama.

En este momento Armillion está dedicada a producir modelos de su brazalete que combinan las mencionadas cerámicas de alta tecnología con materiales en oro, titanio y diamantes. De este modo introducen en la simplicidad de su diseño ese toque de lujo tan demandado por sus clientes.

Uno de los detalles que la firma ha querido destacar es que de cada modelo de pulsera tan solo se producirán 10 unidades, lo que le aporta la exclusividad que lo distingue. En cuanto al valor de estos brazaletes tan propios de James Bond, su precio va desde los 37.900 euros hasta los 51.700.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

video