“El blog del lujo”

Un blog de bolsamania.com

Hoteles

Palais Hansen Kempinski de Viena

kempinski 01

Algunos edificios nacen con el sino de grandiosos, independientemente del uso que se les asigne, como es el caso del Palais Hansen Kempinski, un céntrico palacio novecentista de Viena, que acaba de ser reinaugurado como establecimiento insignia de una de las cadenas de hoteles de lujo más exclusivas de Europa.

El Palais Hansen Kempinski se construyó para ser la pieza más importante de la Exposición Universal de 1873; la Exposición era el regodeo del progreso de la Era Industrial, para demostrar al mundo el progreso de la ciencia y la tecnología, en la entonces capital del Imperio austrohúngaro. El Palais Hansen se edificó para ser el punto de encuentro de lo más exquisito de la sociedad europea del momento, pero, como casi toda centroeuropa,  a lo largo de su historia sufrió severas transformaciones y usos, sobre todo en la época de la I y II Guerra Mundial siendo reconvertido a Sede Central de la Policía de Viena y Departamento de Salud hasta 1997.

140 años más tarde, totalmente restaurado hasta el más mínimo detalle, el Palais Hansen reabre sus puertas el pasado mes de marzo, para representar una nueva forma de disfrutar de la vida al máximo, integrado en la lista de establecimientos hoteleros de la cadena Kempinski –una de las más antiguas y prestigiosas de Europa- y ofreciendo a sus huéspedes un estilo de vida muy exclusivo y un servicio legendario.

El Palais Hansen Kempinski ofrece a sus huéspedes alojamiento temporal y permanente, con categoría de cinco estrellas, ya que dispone tanto de habitaciones y suites como de 17 exclusivos apartamentos de lujo. Está situado en pleno centro de  Viena, en el famoso bulevar Ringstrasse y ha sido rehabilitado total y absolutamente, poniendo especial cuidado en la creación de espacios y ambientes respetando el aire grandioso del edificio, una combinación única de arquitectura moderna e histórica que compone el escenario perfecto para hacer de la vida una forma de arte.

El Hotel Palais Hansen Kempinski dispone de un total de 152 habitaciones, incluidas las suites, estancias elegantes en las que se combina el diseño clásico y los elementos de estilo moderno, con colores sutiles, telas finas y todas las comodidades que la tecnología y la domótica pueden aportar. Las zonas comunes del hotel son impresionantes e incluyen una cafetería en el lobby y un clásico salón de fumadores.

Para el público general cuenta con dos restaurantes especializados en platos tradicionales de la gastronomía austríaca, con el detalle de las cocinas a la vista y un local, el bar Henri Lou, un espacio lounge que se ha puesto de moda en Viena desde el momento de su apertura y que ofrece cócteles y música de DJ. También dispone de un completísimo espacio Wellness y un exclusivo Spa de alrededor de 800 metros cuadrados destinados a la relajación, el bienestar y la belleza.

 

Marga G.-Chas Ocaña

[gallery ids=”64,65,66,67,68,69,70,71,72,73,74,75,76,61″]

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *