“El blog del lujo”

Un blog de bolsamania.com

Coleccionismo

El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha

El-Quijote-y-Sancho-Panza

El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha (“Qvixote” en el original) fue el título que se publicó en 1605 para una obra universal como ninguna otra en el mundo. Actualmente el libro de Autor más vendido y traducido, tan sólo superado por la no menos obra universal, pero “anónima” Biblia (“el libro”), se considera que de esta obra del genial Miguel de Cervantes se han vendido más de 500 millones de ejemplares en numerosas ediciones de distintas épocas y cuyo valor para el coleccionismo bien vale un repaso para conocerse mejor.

4 volumenes don quijote

Alrededor de esta obra se ha forjado una leyenda sin comparación ya nada más ver la luz, una leyenda que gustaba en la época de nuestro Siglo de Oro de las letras castellanas y que es comparable a la propaganda que en nuestro tiempo se emplea para promocionar la literatura y el cine: Harry Potter, Héroes de Marvel o la saga de “El Señor de los Anillos”, por ejemplo. De hecho, circuló una edición “falsa” y el mismo Cervantes ayuda poco cuando confiesa al principio de su obra que “es una historia encontrada”, al estilo de “las mil y una noches”, una recopilación de cuentos árabes muy popular en España y el mundo por entonces.

original don quijote

 

Como decía Ortega y Gasset en la España Invertebrada: “el libro no es nada por sí mismo, al leerlo y comentarlo es cuando nace su maravilla en una explosión de ideas…” Y esa maravilla acontece en su valor superlativo en el Quijote. Esta obra ha dado para discusiones, conferencias, ensayos, obras de teatro, diseños arquitectónicos, escultóricos y pictóricos, logotipos, clubes y asociaciones de muy diversa índole, discursos, música, cine de animación y realista en blanco y negro, color, muda y con sonido Dolby, etc. El Quijote encarna como nada (como nadie) la dualidad del ser humano e incluso su complejidad en la perspectiva de las cosas y de los conceptos. Leer el Quijote nos hace comprender como ninguna otra obra porqué somos como somos. Engloba cualquier filosofía habida y por haber. Freud aprendió castellano para poder leer el Quijote en su lengua original. Pero anécdotas como esta las hay a miles.

animacion don quijote

Cuando leí el Quijote tomé una edición rara de bolsillo editada en 1912 (uno de los pocos objetos que aún guardo de mi abuelo paterno). Yo tendría unos 15 años y lo solía leer en la tienda que regentaba mi madre. Uno de los clientes (casi ciego) me preguntó qué leía, y al decírselo se presentó al día siguiente con una edición de 1605. El volumen estaba (aunque amarillento) impecablemente conservado y dudé de su autenticidad de inmediato. Al ver que estaba impreso en Valencia me burlé de Rafael estando yo muy pletórico como ignorante. Espero encarecidamente que no me hiciese caso ni lo malvendiese, aunque su intención era guardarlo pues así lo hacían desde que el abuelo de su abuelo lo fuera legando. Recuerdo que era una segunda edición, precisamente la que continuó Cervantes para escribir su segunda parte, que aparecería diez años después, en 1615.

cervantes

Más tarde supe que a las dos primeras ediciones de Madrid del año 1605, se sucedieron otras dos en Valencia en el mismo año, bajo la dirección del impresor Juan de la Cuesta. Estas ediciones valencianas se consideran “raras” y existen localizados muy pocos ejemplares en bibliotecas americanas principalmente. En 1605 hubo un total de 5 ediciones.  Pero cuando una obra obtiene éxito desde la primera edición y son miles las ediciones y copias y recopias, el coleccionista se hace selectivo. Desde hace más de 40 años se hace habitual que las mejores casas de subastas exhiban lotes de libros y cuando entre ellos se expone un Quijote considerado raro o de “edición especial”, la noticia corre como la pólvora. Las ediciones francesas ilustradas del siglo XVIII están muy valoradas, llegando a pujar hasta 50.000 euros por un solo ejemplar. Las impresiones primeras no eran de calidad, pero la versión del Quijote impresa en Bruselas en 1607, ya se elaboró de forma exquisita.

dia-del-libro-don quijote

El Quijote se ha traducido a todo idioma conocido (más de 255 idiomas) e incluso desaparecidos, como el asturiano (2010) y lenguas clásicas, como el esperanto, latín o griego clásicos. Como curiosidad, José María Casasayas tradujo el Quijote al mallorquín, lo que le llevó 44 años. Al tiempo que cultivaba su pasión por Cervantes (fundando la Asociación Cervantista en 1988), demostraba de hecho que el mallorquín no deriva del catalán (lo mismo ocurre con el valenciano), tema lingüístico (filología) que se ha confundido con los intereses políticos en los últimos 30 años.

Existen por la Web numerosas bases de datos que nos pueden informar sobre la autenticidad de un Quijote antiguo. Merecen referencia las primeras ediciones en habla inglesa del año 1612 (Londres), las de Bruselas hasta 1616 (en castellano), las de Amberes hasta finales del XVII,  la edición romana de 1677 se considera también rara. En fin, el Quijote da para despertar el gusanillo del coleccionismo a cualquiera pues se trata de una pasión atemporal y que lleva más de 4 siglos sin perder interés. De paso, espero que te anime a leer sus dos volúmenes, pues a pesar de su grosor, se lee sin dificultad por entretenido.

[gallery ids=”11410,11411,11412″]

Toni Ferrando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *