“El blog del lujo”

Un blog de bolsamania.com


Arte

Artistas inquietantes y sus gatos misteriosos

Parece que los artistas,  prefieren a los gatos. Quizá sea que la luminosa mirada de un gato resulta más inspiradora que las carantoñas de otros animales de compañía o, simplemente, que la actitud de ciertos artistas, más reflexiva, encaja mejor con el espiritu libre de los felinos.

El hecho es que muchos artistas internacionalmente destacados han estado acompañados por sus gatos a los largo de procesos creativos que dieron lugar a algunas de las más grandes obras pictóricas del siglo XX.

 

Estos son algunos de ellos, fotografiados en momentos tranquilos, en la intimidad de sus casas o estudios. Unas bellas imágenes que los hacen más humanos, menos inalcanzables. Como Picasso, que tuvo y retrató numerosos gatos a lo largo de su vida. El más famoso fue Minou, que se corresponde con su etapa azul. Picasso pintó muchos gatos de distintos estilos. Quizás el cuadro más representativo sea su “Gato devorando pájaro”, aunque los más exquisitos son una serie de desnudos hechos a acuarela con gatos en segundo plano.

 

 

 

Las leyendas sobre los artistas, escritores, pensadores y creativos, en general, y sus gatos son muchas y algunas muy curiosas. Como Salvador Dalí, que amante de los animales, tuvo mascotas de lo más variopinto, como un oso hormiguero. Fiel a la extrema originalidad de su caracter, en lugar de un simple gato, tenía como mascota un ocelote.

 

 

Los hermanos Giacometti también tenían gatos y también los plasmaron en sus etéreas esculturas. El de la foto superior es Diego Giacometti.

Gustav Klimt, pintor único, reconocible y genial, también era amante de los gatos y también los retrató con su estilo simbolista tan particular. Su gato se llamaba Katze, le hacía compañía mientras trabajaba en su estudio y Klimt lo dibujaba por entretenimiento y buscando inspoiración. Ilustraciones, bocetos y anécdotas sobre las travesuras de Katze se recogen en un libro llamado Klimt and his Cat (Klimt y su Gato).

[gallery ids=”25114,25113,25112″]

Puede que no todos los artistas poseedores de gatos fueran tan poco corrientes como los que recogemos en este artículo pero, la verdad es que los que hemos encontrado son bastante inquietantes, como poco.

Andy Wharhol tenía 25 gatos y todos se llamaban igual, Sam, excepto uno, que se llamaba Blue Pussy.

 

[gallery ids=”25131,25130,25129″]

De los retratos de todos ellos salió una colección de litografías que se recogió en un libro llamado “25 Cats Named Sam and one Blue Pussy con textos de Charles Lisanby.

El genial pintor Henry Matisse, también era amante de los gatos. Tenía dos, Minouche y Cossi, que compartían libremente el espacio de trabajo en su estudio.

La fuerza de sus obras, con poderosos contrastes de color, líneas sencillas y concretas, le ha valido a Matisse, ser considerado un precursor del diseño gráfico. Abajo algunas de sus obras en las que los gatos son los protagonistas.

[gallery ids=”25142,25137,25139″]

Aunque nos hemos centrado en artistas del siglo XX, son muchos los genios que con anterioridad encontraron en los gatos una fuente inagotable de inspiración, desde Leonardo da Vinci hasta Rembrandt.

Este es Paul Klee y su gato Bimbo. Expresionista, cubista, surrealista, sus obras buscan reflejar el significado subyacente mediante símboilos. La forma pierde importancia porque lo que se busca expresar está en el interios. Abajo, su obra Sleeping Cats (Gatos durmiendo)

 

Son muchos los pintores subyugados por los felinos, que los han incluido en sus obras. Este es Balthus:

Estas son algunas de sus obras en las que está presente un gato que, en el fondo, es el  protagonista, aunque no siempre ocupe un primer plano. Balthus pinta decorados a medida para sus gatos aunque a simple vista no lo parezca.

[gallery ids=”25134,25133,25135″]

Cerramos esta recopilación, que podría extenderse hasta el infinito, con el pintor que nos queda más cercano en el tiempo, aunque no hemos seguido en absoluto un orden cronológico. Jean-Michel Basquiat.

basquiat pintaba en cualquier sitio, comenzó haciendo graffitis en la calle, pero también uitilizaba cualquier superficie que  tuviera a mano, desde servilletas, cartones, maderas, etc.. estos son tres ejemplos de sus gatos, uno de ellos realizado en colaboración con Andy Wharhol.

[gallery ids=”25143,25145,25144″]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

video