“El blog del lujo”

Un blog de bolsamania.com


Futuro rastreable

Antimateria, la sustancia más cara de La Tierra


Puestos a encontrar cuál es la sustancia más valiosa y cotizada de nuestro planeta, no hay ninguna duda. La Antimateria es el elemento conocido más costoso, con un precio valorado en el mercado de 100.000 millones de dólares por gramo.

Si alguno piensa que lo que decimos es cosa de ciencia ficción anda muy desencaminado. Aunque durante más de 70 años, la existencia de la Antimateria sólo podía demostrarse en un marco teórico o matemático, actualmente su existencia, su poder, su capacidad para convertirse en energía y sus efectos aniquiladores sobre la materia tangible, ya son un tema probado por la ciencia.


Para los que no tenemos demasiado contacto con el mundo científico, comprender qué es la Antimateria, como se forma y como se utiliza es algo bastante complicado. Al igual que toda la materia conocida está formada por una serie de elementos (electrones, protones, neutrones) unas partículas que cuentan con una carga eléctrica positiva, hay una sustancia compuesta por esos mismos elementos pero con carga negativa (antielectrones, antiprotones, antineutrones), llamados antipartículas.

Las primeras pruebas reales de la existencia de las antipartículas se obtuvieron a mediados del siglo pasado y desde entonces, cada vez son más y más asombrosos los descubrimientos sobre la Antimateria. Lo primero que se pudo comprobar fueron los efectos del choque entre Materia y Antimateria, cuyo resultado es la aniquilación total de ambas, transformándose en energía.


Ahora ya se han descubierto los “anti” de las tres partículas que forman la materia. Primero Carl D. Anderson demostró la existencia de los positrones; le siguió Emilio Segré con los antiprotones y Owen Chamberlein con los antineutrones. No solo eso, sino que se pueden observar, crear y manipular mediante unos sofisticados instrumentos llamados aceleradores de partículas. El más sofisticado de todos es el LHC (Large Hadron Collider o Gran Colisionador de Hadrones) un aparato de 27 kilómetros de longitud que pertenece al CERN (Centro Europeo para la Investigación Nuclear) y que está ubicado en el subsuelo bajo sus instalaciones en Ginebra, Suiza.


La antimateria en general y algunas de sus antipartículas en particular, ya están siendo utilizadas por la ciencia. Por ejemplo seguro que dentro del campo de la medicina, todos sabemos que se utilizan los rayos X y hemos escuchado alguna vez el término tomografía; pues bien, los sistemas más avanzados para la detección de tumores utilizan una tomografía por emisión de positrones para conseguir imágenes del cuerpo humano en alta resolución.


En el CERN también estudian el uso de antiprotones en tratamiento contra el cáncer, por su capacidad de destruir materia. El Proyecto ACE, que es como se llama esta investigación, se halla actualmente en fase de experimentación y ya ha dado resultados positivos, aunque aún no se ha probado sobre seres humanos.


En otra línea de investigación del CERN, el Proyecto Alpha ha conseguido observar el espectro lumínico de un átomo de antihidrógeno, consiguiendo así un importante avance en el estudio de la Antimateria.

Aunque los estudios más destacados sobre la Antimateria se centran en su capacidad para liberar energía. Por establecer una comparación que nos permita imaginar su poder, sólo medio gramo de Antimateria puede generar una cantidad de energía equivalente a la de una bomba nuclear de 20 kilotones (como la que destruyó Hiroshima). Y además es un proceso limpio que no deja residuos.


Una energía de estas características podría tener múltiples aplicaciones. Es obvio, pero no por ello omitible, el recordatorio de la película Star Trek en la que la nave Enterprise, utilizaba Antimateria como combustible y es que, realmente, 10 miligramos de antimateria podrían propulsar una nave hasta Marte. Es por ello que se ve como una de las grandes alternativas al combustible empleado en los viajes espaciales.


De momento, la ciencia busca como solventar un gran problema: el inmenso coste que es necesario para producir una pequeñísima cantidad de Antimateria y la dificultad para almacenarla y manipularla. Es por ello que 1 gramo de Antimateria se valora en 1.000 millones de dólares, porque es el coste aproximado de lo que hoy nos cuesta producirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

video